Siete peligros de los mapas mentales

by intelligo on noviembre 6, 2012

in estrategias

Desde que Tony Buzan creó los mapas mentales hace ya muchos años, esta manera de organizar la información se ha convertido en un boom y se ha vendido como churros en el mundo de la empresa y de la educación. Y esto no es por gusto. Desde luego hay razones de peso para el éxito que ha tenido este gurú de nuestros días.

Por una parte, es evidente la superioridad del mapa mental frente al clásico mapa conceptual. El mapa mental pone a funcionar áreas fundamentales para aprender que se suelen perder de vista en métodos tradicionales como el subrayado, el esquema clásico o el mapa conceptual. En el mundo de la empresa, por otra parte, se requiere cada vez más creatividad, y los sistemas clásicos de árboles y diagramas de flujo limitan mucho el poder encontrar soluciones verdaderamente nuevas.

Pero ante la aparición de fuentes y medios que pretenden vender el mapa mental como método óptimo para aprender, de manera absoluta, hay que tomar ciertas precauciones. De otro modo, puede que empezar a utilizar mapas mentales se convierta en una pérdida de tiempo muy importante y, encima, puede que incluso empeoren significativamente los resultados y la historia termine en pesadilla.

¿Cuáles son estas precauciones que si no se tienen en cuenta pueden acabar en desastre?

He aquí algunas recomendaciones básicas. Presta mucha atención.

RECOMENDACIÓN Nº1. Antes de escoger el mapa mental como sistema de trabajo debes comprobar que tienes suficientemente desarrollado el canal visual. El mapa mental no es válido para todas las combinaciones de aprendizaje. Las personas que no son visuales apenas tienen beneficios en la retención cuando utilizan mapas mentales, y el hecho de tener que buscar imágenes clave muchas veces se convierte en un suplicio estéril. En general, si no eres una persona visual hay sistemas más adecuados para ti.

RECOMENDACIÓN Nº2. Los mapas mentales propuestos por su creador, Tony Buzan, con forma de neurona, suelen terminar sus ramas con listas. Las personas más analíticas no tienen problemas con memorizar listas, pero las personas globales se pierden con facilidad, y una vez que olvidan un elemento de la lista tienen muchas dificultades para recuperar la información que sigue. Si eres una persona global tendrás muchos beneficios con el mapa mental, ya que te proporcionará la visión de conjunto del tema, pero deberás adaptar el método para eliminar las secuencias finales que suelen aparecer en las ramas.

RECOMENDACIÓN Nº3. Antes de usar el mapa mental debes estar seguro de que tu comprensión de los temas es perfecta. ¡Cuántas veces se habrán hecho mapas preciosos llenos de ideas equivocadas!

RECOMENDACIÓN Nº4. Antes de realizar mapas mentales debes cerciorarte de que sabes distinguir muy bien las estructuras de la información y la jerarquía de ideas principales y secundarias. Cada estructura tiene las ideas principales y las secundarias en sitios diferentes. Y no saber esto puede dar al traste con la utilidad de cualquier sistema, no sólo del mapa mental.

RECOMENDACIÓN Nº5. El mapa mental es un sistema de síntesis. Por lo tanto, hay que saber sintetizar gran cantidad de información con recursos simples. Si no sabes sintetizar escoge otro sistema.

RECOMENDACIÓN Nº6. El mapa mental es LETAL para las personas que no saben expresarse. Si ese es tu caso este sistema lo debes tener prohibido (al menos hasta que aprendas a desarrollar correctamente cada una de las estructuras de la información).

RECOMENDACIÓN Nº7. Si tu método actual no te funciona tienes que cambiarlo. Eso está claro. Pero antes de hacerlo debes saber qué métodos se adaptan mejor a tu combinación de aprendizaje y a tus características como estudiante. Esto no es evidente.

Desconfía de los métodos absolutos. Sólo por casualidad dan resultados.

 

Leave a Comment

Previous post:

Next post: