Casos frecuentes

¿Te ves reflejado?
Caso de Andrés, 1º E.S.O.:
No tiene método de estudio. Según avanzan en los contenidos se queda atrás. Le cuesta concentrarse. Lo lee por páginas, poco a poco, apartado por apartado y se lo pregunta de memoria. Le gustaría encontrar otro modo de estudiar.
Caso de Verónica, 3º E.S.O.:
Tiene el tiempo muy justo porque hace ballet. Lo lee poco a poco y lo va repitiendo. Mucho tiempo. Mucho esfuerzo. Se le acumulan las materias. A veces cree que lo lleva bien preparado y luego falla en los exámenes.
Caso de Marta, 1º Bachillerato:
Muy buena chica. Muy trabajadora. Invierte mucho tiempo en el estudio, ya que le cuesta concentrarse. Estudia de memoria. No sabe reconocer las ideas principales ni expresarse por escrito. Esfuerzo ímprobo. Los resultados no se corresponden con el esfuerzo realizado.
Caso de Mario, 1º de Medicina:
Hasta 2º de Bachillerato fue un estudiante excelente. Antes se aprendía los temas de memoria, pero ahora no puede porque son demasiados datos. Subraya, lo escribe y lo lee en voz alta. Falla en los exámenes tipo test. Malos resultados. Esto es nuevo para él, por lo que está muy desmotivado y no sabe cómo seguir.
Caso de Beatriz, 2º de Derecho:
Lee el libro, lo subraya y lo va escribiendo en un cuaderno. No le da tiempo a procesar tanta información. No se concentra. Se duerme en las clases.
Caso de Guillermo, opositor:
Falta de rendimiento. Muchos temas. A pesar de las horas de estudio no se le queda. Hace esquemas con lo que le parece más importante. No se sabe expresar. Le cuesta desarrollar y sacar las definiciones. No distingue las ideas principales. Se plantea dejar la oposición. Frustrado.
Caso de Esteban, médico, prepara el MIR:
Trabaja y no tiene mucho tiempo para estudiar. Comienza a leer los temas detenidamente, pero se desconcentra rápido. Memoriza por párrafos con puntos y comas. A la semana no se acuerda. Desmotivado.
Caso de Ángel, licenciado, estudia un máster:
Hasta ahora ha aguantado con el método de lectura, subrayado y repetición. De hecho, terminó la carrera con muy buenos resultados. Pero ya no puede con tanta información del máster. Agobiado. Necesita otra manera de estudiar que le permita asimilar más fácilmente el contenido de los temas.

 

A día de hoy…
Andrés ya ha encontrado su método de estudio óptimo. Sabe cuál es su combinación de aprendizaje y cómo sacarle el mayor partido posible. Lleva al día sus asignaturas.
Verónica no ha llegado al 10, pero supera el 9 en todos sus exámenes. Lleva sus materias al día y utiliza la técnica correcta para ahorrar tiempo en la memorización. Está feliz con sus resultados.
Marta está emocionada (está descubriendo en ella misma capacidades para estudiar que desconocía). Ha aprendido a reconocer las ideas principales y ya se expresa con sus palabras correctamente.
Mario ha recuperado sus sobresalientes y su motivación. Tiene un método que le permite ahorrar tiempo en subrayados y repeticiones poco eficientes. Los exámenes tipo test no tienen misterios para él.
Beatriz ya no se duerme en las clases. Llega a casa con los datos ya estructurados y listos para ser asimilados a largo plazo.
Guillermo lleva preparados, para un diez y en cuatro meses, más de la mitad de los temas de su oposición. Ha combinado e incorporado todas las herramientas de aprendizaje.
Esteban ya sabe qué hacer para memorizar a largo plazo y Ángel ha vuelto a ser la mejor nota…


Mirad el vídeo:

 

Llamad al 902 105 157 de 9 a 14 o al 664 52 80 78 en otro horario y solicitad información sin compromiso.

 

¡Actuad YA!

 

P.D.: Para los alumnos de Primaria y Secundaria con problemas agudos de base, los programas de Intelligo³ son largos y requieren paciencia, constancia, compromiso y el apoyo incondicional de las familias.
¡Gracias por recomendar este blog a vuestros familiares y amigos!